La memoria muscular es la capacidad del cuerpo para ejecutar movimientos sin siquiera pensarlo y garantizar una rápida recuperación tras un largo periodo sin entrenamiento o actividad física, tanto de técnica como de ganancia muscular.

Qué es la memoria muscular

MEMORIA MUSCULAR

En un sentido estricto, la memoria muscular es la capacidad con la que cuenta el cuerpo para poder realizar movimientos y ejercicios sin que sea siquiera necesario pensarlo. Un ejemplo fácil de lo anterior es cuando se anda en bicicleta “nunca se olvida”.

Por sus características la noción de memoria muscular se hace más evidente tras una situación por la cual una persona debe parar con su entrenamiento por un periodo considerable de tiempo. En ese sentido, este concepto se hará presente al retornar a la rutina de entrenamiento habitual y notar que aunque se ha perdido músculo por la inactividad, se lo puede recuperar más rápido que la primera vez que se lo formó.

A lo anterior hay que sumarle que la memoria muscular también es un garante de recordar la técnica del movimiento o ejercicio, así que aunque pasen meses o años, el cuerpo sabrá cómo conectarse con la mente para seguir obteniendo un resultado igual o semejante.

Beneficios de la memoria muscular

  • Retomar la práctica deportiva – Debido a que se trata de memoria que el cuerpo tiene a su disposición, aunque pase el tiempo será fácil volver a repetir los mismos ejercicios o movimientos tras un tiempo sin intentarlo.
  • Mejoría rápida – La memoria muscular es un aprendizaje que se refuerza tras cada repetición, pero que destaca porque a medida que se lo hace es posible mejorar la capacidad de repetición, técnica, flexibilidad, etc.
  • Vida cotidiana – Este es un concepto que no sólo atañe a los deportista de alto rendimiento. En la vida cotidiana acciones como levantarse, correr, saltar o caminar son un claro ejemplo.
  • Recordar cómo hacer al pasar años – Puede que pasen los años pero la mente y el cuerpo van a recordar cómo hacer un movimiento o ejercicio.

Cuánto tiempo se mantiene la memoria muscular

Una de las características de la memoria muscular y en ese sentido del entrenamiento, es que se estimulan las fibras musculares con el esfuerzo que se hace, posibilitando así que crezcan y se aumente su volumen. En otras palabras se crean más fibras y el número va subiendo con el tiempo. Lo anterior es la explicación de cómo se consigue músculo de forma progresiva.

Al dejar de entrenar los músculos conservan la misma cantidad de fibras, sólo que se atrofian porque entran en una etapa de desuso. El tiempo que se mantiene la memoria muscular es aquí clave, porque pese a que se pierde el tono habitual, con una nueva estimulación del músculo gracias al ejercicio se pueden volver a recuperar los resultados en poco tiempo.

Esta es una de las explicaciones al típico comentario con el que se afirma que el “músculo recuerda”, que por supuesto es en parte cierto, pero que si no se ve ayudado por retomar los entrenamientos, no va a ocurrir bajo ninguna circunstancia.

Como dato adicional, pese a que las fibras van a seguir siendo la misma cantidad aunque atrofiadas por la falta de ejercicio, si no se mantiene una dieta adecuada, se van a ir perdiendo paulatanimanete.

Cómo mejorar la memoria muscular

  • Repeticiones controladas – Realice un mismo movimiento hasta que lo puedo lograr con éxito. Calcule los intentos que le tomó adquirir la habilidad. Después practique pero con la mitad de intentos para conseguir el sobre-aprendizaje.
  • Entornos variables – Trabaje en su nueva habilidad en situaciones ligeramente diferentes. El desempeño mejorará porque en este caso la memoria muscular se hará adaptativa y no se acostumbrará a una sola clase de estímulos o de condiciones.
  • Entornos aleatorios – Intentar los movimientos con técnicas diversas o modificando el entorno en la medida de las posibilidades es otro estímulo para la memoria muscular, en la medida en que debe existir una adaptación aún mayor para lograr el éxito.
  • Postura – Quizá su memoria muscular ya se desarrolló, pero con una postura incorrecta. Verifíquelo para que su cuerpo no se siga adaptando a un movimiento inapropiado que termine por afectar la técnica y hasta el propio estado del cuerpo.
  • El goce – No es repetir por repetir, sino encontrar una intensidad consciente y disfrutar del proceso. En caso contrario será improbable que la memoria muscular se pueda desarrollar del modo en que se lo desea.

¿A qué se debe la memoria muscular?

Hasta hace un tiempo se consideraba que la recuperación era rápida por las adaptaciones que se habían logrado a nivel del sistema nervioso como consecuencia del entrenamiento, garantizando así avances increíbles en poco tiempo.

Ahora bien, aunque lo anterior es en parte una de las razones, esto sólo explica la ganancia de fuerza y no las musculares.

Respecto a las células musculares o miocitos, se resalta que son células complejas que a diferencia de las demás cuentan con más de un núcleo. Esto se explica porque son grandes y complejas y necesitan de más ayuda para el control de todas las funciones. En ocasiones pueden ser hasta centenares de núcleos.

En conclusión, al hipertrofiar y ganar masa muscular, los miocitos van a requerir de más núcleos para seguir con el desarrollo de las funciones. Hasta la fecha se ha comprobado que entre mayor es el tamaño del músculo más núcleos contiene. Lo anterior aplica para los culturistas profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *